Reports

"BePart": ¿Tiene el mismo poder la decisión de una alumna que la de una docente?

01/abril/2022 por Marta Anducas Armengou & Elena Silvestrini
Clase con proyector
Marta Anducas

Marta Anducas Armengou

Coordinadora de Proyectos Europeos

Marta aprendió de ingeniería informática en la UPF de Barcelona, de participación en las comunidades andinas y amazónicas del Perú, y de creatividad en la propia búsqueda. En 2019, sus caminos confluyeron en la Fundación Platoniq, organización donde coinciden la creatividad, la democracia, la participación ciudadana y las nuevas tecnologías.

Elena Silvestrini

Elena Silvestrini

Coordinadora de Participación

Elena Silvestrini (ella) es nuestra antena en Roma (Italia). Facilitadora de grupos, diseñadora de procesos y coordinadora de la Oficina de Participación en Fundación Platoniq, donde lleva a cabo facilitaciones, formaciones y asesorías. Su trabajo se enfoca en el desarrollo de metodologías de participación y diseño de procesos orientados a la justicia social, dando siempre un enfoque feminista a la tecnología. Elena forma parte de la Steering Committee del nodo Mediterráneo de la red global Design Justice y es fundadora de “Chayn Italia”, un proyecto colectivo que lucha contra la violencia de género a través de un compromiso crítico con la tecnología, prácticas colaborativas y desarrollo de capacidades.

"No está de más repetir aquí la afirmación todavía rechazada por mucha gente no obstante su obviedad: la educación es un acto político."
Paulo Freire [1]

Aprendices de la sabiduría de Freire y conscientes de que a participar se aprende participando, desde Platoniq nos hemos embarcado en BePart, un proyecto europeo que promueve procesos de participación, empoderamiento y liderazgo juvenil en las escuelas.

Hace unos meses, en este artículo compartíamos las pinceladas del proyecto y algunas de las preguntas que nos surgieron. Durante este tiempo, hemos conversado con docentes de secundaria de Barcelona, Madrid y alrededores. A través de sus miradas, hemos aterrizado a una realidad un poco árida para una participación real del alumnado pero con un gran potencial: el de las personas jóvenes, estudiantes de secundaria, las protagonistas de BePart.

Las personas jóvenes tienen un gran espíritu de participación y ganas de ser útiles, por eso queremos poner a su alcance más maneras de participar.

A continuación, os presentamos algunas de las aportaciones que han hecho las y los docentes donde, indirectamente, reflexionan sobre las preguntas que nos planteábamos. A ellas, ellos y elles, gracias por su tiempo y disponibilidad.

¿Cómo podemos apoyar a las escuelas para que sean más participativas?

Sobre el alumnado

“El alumnado más participativo viene de familias donde hay una inquietud por participar y aportar a la comunidad. Por eso creo que son tan escasas las personas jóvenes que participan, porque falta una cultura global de participación en las familias y personas adultas.”

Las personas jóvenes son el futuro, pero maman del pasado, del entorno y de las condiciones en que han crecido. El contexto en el que nos desarrollamos determina, en muchas ocasiones, la predisposición que tenemos para participar. No obstante, cabe recordar y tener en cuenta que, antes de poder y querer participar, es necesario tener las necesidades básicas cubiertas, tanto a nivel material como psicológico.

“En el centro la mayoría del alumnado es de niveles económicos bajos. Son personas jóvenes agradecidas pero muy desmotivadas porque están convencidas de que no sirven para nada. Lo más complicado de entrar en estas aulas es darles valor y conseguir que tengan un poco más de autoestima.”

Por eso creo que son tan escasas las personas jóvenes que participan, porque falta una cultura global de participación en las familias y personas adultas.

¿Hemos dicho antes que las personas jóvenes son el futuro? ¿Te chirriaron los oídos al leerlo? Estamos tan acostumbradas a frases de este estilo que olvidamos remarcar que las y los jóvenes también son el presente. Quizás sea una nimiedad pero, a nuestro entender, desvela la punta de un iceberg de tamaño considerable, un problema que también preocupa al profesorado:

“Hay un tema que me preocupa mucho como educador de jóvenes que es que, por norma general, hay un sentimiento de exclusión en las decisiones sociales que provoca que [las personas jóvenes] no se sientan empoderadas en muchos aspectos, incluido el de la escuela. (…) Creo que el principal freno es este. Realmente sienten, y así les hemos hecho entender, no nosotras sino la sociedad, que son sujetos pasivos de su vida. Yo creo que este es el gran tema no solo a nivel educativo, sino a nivel de sociedad.” (1/2)

Sobre el sistema escolar

Muchos institutos no están preparados para acoger una participación real del alumnado dado que hay un funcionamiento muy estructurado, con normas y jerarquía muy definidas.

Aunque el sistema escolar parezca algo rígido e inamovible, hay proyectos puntuales que, incluyendo la participación del alumnado, han logrado complementar las estructuras y normas establecidas de lo-que-hay-que-hacer-cuando. Sigue relatándonos el mismo profesor:

“En muchos institutos funciona la comisión de mediación entre iguales para la resolución de conflictos. Este es un buen ejemplo de cómo un proyecto de participación complementa una estructura previa que dice lo que hay que hacer cuando hay un conflicto.”

Por otro lado, es importante remarcar que para construir un sistema escolar abierto a la participación juvenil, esta apertura debe darse desde la participación e involucración del alumnado, no solo en la fase de ejecución de las propuestas, sino también en el diseño.

“Si se tiene que mejorar el sistema escolar, solo puede venir por la participación de los y las estudiantes, y a todos los niveles. Creo que muchas de las propuestas de innovación educativa y transformación actual, sin la participación del alumnado no tienen sentido. Creo que muchas fracasan porque siguen saliendo y poniendo en el centro a los educadores y no a la persona que aprende. Muchas metodologías dicen ‘pongo al alumno en el centro’ pero se decide todo sobre el alumnado.”

¿Cómo podemos ayudar a las y los docentes para que se conviertan en facilitadoras de sus alumnas?

El profesorado sabe que la participación es un valor que se tiene que fomentar. Pero a veces da temor, porque cuando pones el micrófono tienes que estar dispuesta a escuchar de todo, lo que te gusta y lo que no. Y ese temor a veces frena.

Como reflexionaba una docente en el punto anterior, hay una falta de cultura participativa en la sociedad y esto no solo afecta al alumnado, sino a todos los actores del contexto escolar. Abrir el micrófono da miedo y frena, ¿por qué tocar las cosas si así ya funcionan?

“El docente es difícil. Pensar que tenemos la verdad absoluta es un clásico, pero a menudo es un miedo de no tocar mucho lo que ya me está funcionando (…) Es normal que la gente tenga miedo, pero si es un miedo acompañado, es decir, que si te acompañan a hacer este proceso de cambio siempre es mucho más sencillo.”

Uno de los objetivos de Be Part es, precisamente, formar y acompañar al profesorado a transitar del papel de docente al rol de persona facilitadora. Desde Platoniq nos encargamos de liderar esta capacitación en participación y co-creación. Para ello, hemos entrevistado y reflexionado con expertas, cuyas contribuciones nos han servido para establecer los retos de la formación. Miedos y poder, opresión y privilegios son algunos de los temas puntiagudos que consideramos necesario abordar para reequilibrar la balanza y conseguir, a medio y largo plazo, una participación real del alumnado.

El profesorado por defecto es inmovilista, porque defiende su estatus. Por tanto, cualquier tema participativo chocará con las docentes si pretende vulnerar alguno de sus privilegios. Si no es así, puede funcionar con total libertad.

¿Cómo podemos crear capacidades para que BePart deje huella para su futura sostenibilidad?

Tiene que haber un cambio de chip, que es el gran reto de la educación, que realmente tengamos confianza que los y las chicas terminen liderando procesos de cambio dentro de la propia escuela.

Be Part se desarrolla en cuatro escuelas de cuatro países europeos diferentes. Es un proyecto piloto que pretende impulsar la participación del alumnado a partir de la implementación de modelos de participación juvenil (MYP, por sus siglas en inglés). Seguramente, para fomentar este liderazgo habrá que fortalecer habilidades y competencias transversales como, por ejemplo, la competencia emprendedora:

“En la emprendeduría hay tres patas básicas. Una es la detección, el estado de alerta. Ser capaz de detectar que hay a mi alrededor: qué está pasando, qué no está funcionando, porque yo estoy segura que el alumnado ve cosas, pero como que no tienen la oportunidad de poderlo decir para solucionarlo, creo que ya ni se fijan. (…) La segunda pata es: con los recursos que tengo, ¿qué puedo hacer?; y la tercera es llevarla a la acción. En el campo de la participación la competencia emprendedora tendría un papel súper relevante.”

¿Cómo podemos crear espacios de participación que sean lo más seguros posible para las y los estudiantes?

“Para que un alumno o alumna pueda aprender, participar o aportar el máximo de sí, debe estar a gusto. Y con estar a gusto no me refiero a que pueda montar una fiesta en clase, sino que esté cómoda y que tranquila para poder ser él o ella misma.”

Para participar, es importante crear espacios donde las y los estudiantes se sientan libres y cómodas para ser y expresarse. Para ello, es importante que el alumnado sienta, haga suyos y se apodere de estos espacios.

No podemos pretender un apoderamiento sin espacios de apoderamiento.

“Para evitar esto [que las y los alumnos sean sujetos pasivos de su vida], la escuela da espacios, posibilidades de tener voz y voto en alguna de las decisiones, pero todavía está muy controlado y liderado desde la propia estructura de la escuela. Aún tenemos mucho recorrido para generar una participación y una gobernanza real sin la supervisión constante del educador. No podemos pretender un apoderamiento sin espacios de apoderamiento.” (2/2)

¿Cuál es el papel de la tecnología, las redes sociales y las estrategias innovadoras de comunicación en la involucración de las y los jóvenes?

Una de las entrevistas que hemos realizado ha sido al director de un instituto donde se llevó a cabo un presupuesto participativo con toda la comunidad educativa a través de la plataforma de participación digital Decidim, y en el que el alumnado tuvo un papel protagonista [2]. Tras la experiencia, el entrevistado tenía claro el papel que deberían tomar las nuevas tecnologías en estos procesos:

“Las plataformas digitales son imprescindibles para la participación del alumnado, porque sino se complica mucho. Aunque hay que perseguir al alumnado para que saquen el móvil, se conecten, le den al link, escojan…”

  • ¿Cómo reconocer la validez y dignidad de las experiencias y conocimientos de las y los estudiantes?
  • ¿Tiene la misma fuerza o poder la decisión de un o una alumna que la decisión de un o una docente?

Para finalizar, compartimos el dilema que un docente nos transmitió y cuya respuesta es, seguramente, un termómetro bastante preciso para medir qué tan árido o fértil está el terreno escolar para acoger una participación real del alumnado:

“Hace un año nos planteamos reformular la Normativa de Organización y Funcionamiento del Centro y queríamos contar con la opinión del alumnado. Aquí vino el gran dilema: ¿tiene la misma fuerza o poder la decisión de un o una alumna que la decisión de un o una docente?”

¡Seguimos!

Hasta que el termómetro del empoderamiento y liderazgo juvenil no esté hirviendo, desde Platoniq seguimos trabajando para lograr un modelo y políticas escolares que incluyan una participación real del alumnado.

De momento, a través del proyecto BePart, estamos desarrollando un manual de co-creación y una formación virtual para docentes. Ambos recursos guiarán y capacitarán al profesorado en la facilitación de los procesos de participación que se generen en sus escuelas, liderados por sus estudiantes y acompañados por toda la comunidad escolar.

Pronto te contaremos más, no pierdas el hilo ;)

Referencias

  1. Freire, P. Cartas a quien pretende enseñar (Professora sim, tia não: cartas a quem ousa ensinar). (1993). Fragmento de la séptima carta.
  2. Experiencias en escuelas que usan Decidim para presupuestos participativos: https://atelierdevosidees.loiret.fr/processes/budgetcollegiens

Fotografías de Antonio Miñán y Blanca García durante el taller del Banco Común de Conocimientos. https://platoniq.net/es/bcc/.

Wilder Journal by Platoniq - Sticker pack
Alt text contact es

¡Colaboremos!

Nos encantaría conocerte y nuestro personal experto estará encantado de responder a todas tus preguntas. ¡Contáctanos!