En profundidad

Escuchar la voz de los jóvenes para mejorar el apoyo interseccional en salud mental

07/junio/2024 por Fundación Platoniq y la Universidad de Birmingham
Are you kidding me?, Esepe, 2024
Fundación Platoniq

Fundación Platoniq

La Fundación Platoniq diseña procesos participativos digitales y facilita metodologías innovadoras de participación para contribuir a formar sociedades y organizaciones más democráticas y justas, haciendo uso de tecnologías cívicas abiertas.

University of Birmingham

University of Birmingham

University

A world top 100 university and part of the prestigious Russell Group, the University of Birmingham makes important things happen.

Hipótesis

Que no sea visible no significa que no haga falta trabajarlo. Dada la progresiva incorporación de nuevas identidades al sistema nacional de salud, cada vez es más frecuente observar ciertas deficiencias vinculadas a una aproximación interseccional en salud mental. Aprender de los jóvenes de Barcelona o Manchester sobre como sus ciudades abordan estas cuestiones, se hace más necesario que nunca. Escuchar a las personas afectadas, especialmente a los jóvenes, situando sus recomendaciones en el centro, es una de las prioridades que cabe hacer frente en una Europa que se debate entre la apertura o el rechazo a la pluralidad.

En este documento se recogen algunas de las recomendaciones sobre salud mental interseccional elaboradas por jóvenes de 16 a 25 años en tres procesos: Mindset Revolution con jóvenes de Manchester, y Foro Joven y CoActuem per la Salut Mental, con jóvenes de Barcelona.

  • ¿Por qué los jóvenes son tan importantes a la hora de diseñar políticas de salud mental?
  • ¿Cuál es la realidad de una juventud que se auto-define como la generación de la extinción?
  • ¿Es posible integrar la mirada interseccional en salud mental?

La mitad de los problemas de salud mental en la edad adulta comienzan a los 14 años, y  75% de los problemas de salud mental se establecen antes de los 24 años. Esto hace evidente la necesidad de centrarse en los jóvenes. Los trastornos emocionales, en particular la ansiedad y la depresión, entre los jóvenes van en aumento, también como consecuencia del impacto a largo plazo de la pandemia, que provocó un mayor aislamiento y estrés. En el Reino Unido, las tasas de probables trastornos de salud mental aumentaron del 11,6% al 17,4% entre 2017 y 2021 para los jóvenes de seis a 16 años. Entre los jóvenes de 17 a 19 años, las tasas aumentaron del 10,1% al 17,4%. En España, el 59,3% de los jóvenes españoles entre 15 y 29 años reconoce sufrir problemas de salud mental, según la FAD y se produjo un aumento del 47% en los trastornos de salud mental en menores tras la pandemia de acuerdo a la Asociación Española de Pediatría.

De acuerdo a diversas investigaciones, la existencia y desarrollo de trastornos mentales se presenta en mayor proporción en ciertos grupos basados en género, clase, estatus socioeconómico y migratorio, identidades, entre otros. Personas que yacen en las intersecciones de los grupos más afectados son las que tienden a afrontar más retos de salud mental.

Story of me: ¿Por qué creemos que esta cuestión es relevante?

Aunque existe mucha literatura sobre las desigualdades (crecientes) en salud, todavía se presta poca atención a las formas de integrar un enfoque interseccional en la atención a la salud mental. La salud mental es compleja y a menudo depende de las experiencias, los factores de estrés y la dinámica socioeconómica, y de cómo estos interactúan con las identidades múltiples e interseccionales de una persona. La salud mental y el modo en que afrontamos los problemas de salud mental se ven inevitablemente afectados por el género, la clase, la raza, la etnia, la edad, la religión, la cultura, la lengua, la sexualidad y el estatus migratorio, entre otras muchas identidades. En este trabajo descubrimos que los jóvenes experimentan múltiples discriminaciones interseccionales a la hora de buscar ayuda para la salud mental en el sistema sanitario y en los centros educativos.

Story of us: datos objetivos que respaldan la idea

La evidencia muestra que los niños y jóvenes tienen más probabilidades de tener una salud mental deficiente si viven en la pobreza; separación de los padres, crisis financiera o padres con mala salud mental. En España, las personas sin carencias materiales que padecen trastornos de salud mental representan el 53%, mientras que las personas que viven en condiciones precarias representan el 68%. Cuando se habla de género, entre los jóvenes, los hombres con trastornos mentales representan el 52%, mientras que las mujeres representan el 67%. En el Reino Unido, las mujeres tienen tres veces más probabilidades que los hombres de experimentar problemas comunes de salud mental. Además, los jóvenes que se identifican como LGBQT+ también tienen más probabilidades de sufrir una condición de salud mental, que se ve exacerbada por las desigualdades en el acceso al apoyo adecuado.

Además, el racismo estructural y la discriminación por motivos de clase, género o sexualidad a menudo causan y/o exacerban una mala salud mental. A menudo falta en las investigaciones y las políticas una mirada interseccional que podría ayudar a comprender el impacto de la opresión interseccional en la salud mental de los jóvenes.

En lo que respecta al sistema de salud mental, en el Reino Unido existe una falta crónica de financiación, lo que significa que alrededor del 75% de los jóvenes que experimentan un problema de salud mental se ven obligados a esperar hasta que su condición empeore o no pueden acceder a ningún tratamiento en todo. Según los médicos del Reino Unido, los niveles de financiación y personal no son suficientes para proporcionar un apoyo adecuado a la salud mental.

Tampoco estamos generando entornos seguros para nuestros jóvenes. En España, entre quienes han compartido sus problemas psicológicos con su entorno lo más habitual es recurrir a las amistades (28,3%) o la familia (17,2%), en menor medida a otras personas (8,8%) y de forma prácticamente residual a docentes (0,6%). Un fenómeno que también afecta a los profesionales de la salud. El hecho de que casi 4 de cada 10 jóvenes en España (36,4%) reconoce haber sentido soledad alguna vez y que la proporción de jóvenes que lo ha experimentado con cierta o mucha frecuencia, suma un 45,3 % puede ser reflejo de esta falta de espacios seguros.  

Con demasiada frecuencia se estudia a los jóvenes en lugar de implicarlos activa y significativamente en la elaboración de políticas que les afectan directamente y en las que su experiencia vivida puede arrojar luz sobre las lagunas políticas y de investigación. Esto es especialmente importante en el caso de la salud mental, que tiene repercusiones a largo plazo en todos los aspectos de su vida actual y futura.

Story of now: ¿Cómo dar respuesta a esta pregunta?

Entre 2021 y 2024, trabajamos e investigamos con jóvenes (de 16 a 25 años) de Manchester y Barcelona a través de una serie de proyectos de investigación participativa y democracia participativa sobre la salud mental de los jóvenes. Utilizamos el teatro legislativo, la participación digital y métodos de investigación participativa para repensar la salud mental desde la perspectiva de los jóvenes, con diversidad de clase, etnia y género. Con los jóvenes al frente de este trabajo, hemos desarrollado ideas que pueden ayudar a cambiar la forma en que la sociedad piensa sobre la salud mental y la forma en que los servicios de salud mental, las escuelas y los colegios apoyan a los jóvenes que experimentan problemas de salud mental. El Teatro Legislativo consiste en crear una representación basada en la experiencia vivida por la gente para desarrollar nuevas políticas y prácticas. Los jóvenes crearon dos obras que representaban su experiencia al intentar acceder a los servicios de salud mental y que ponían de relieve las opresiones interseccionales que sufren a menudo.

Tanto en Manchester como en Barcelona, los jóvenes trabajaron junto con una audiencia formada por miembros de la comunidad y creadores de políticas públicas usando la representación para desafiar las normas que les impiden obtener el apoyo que necesitan y merecen, y co-crearon propuestas políticas que pueden marcar la diferencia en su bienestar. Los jóvenes también acompañaron un proceso participativo en línea para cartografiar los problemas en torno a la salud mental y recopilar ideas para abordarlos. En el caso de Barcelona, el Foro Joven, tuvo lugar una asamblea formada por 99 jóvenes entre los 16 y los 29 años, que se reunió para hacer una serie de recomendaciones al Ayuntamiento de Barcelona sobre qué políticas de juventud, dando respuesta a una pregunta inicial que se formulaba: como joven que vives en Barcelona, ¿qué necesitarías para llevar a cabo tu proyecto de vida? 

Los jóvenes deben estar en primera línea de las políticas de salud mental juvenil

Como parte de nuestro trabajo, desde la Fundación Platoniq permitimos a los jóvenes autoevaluar su propia experiencia de participación y el impacto social percibido. Este proceso reconoce la importancia de la experiencia vivida para dar forma a las políticas y comprender su impacto. También ayuda a desplazar el foco de atención de los comportamientos y debilidades de las personas a los procesos y prácticas, desafiando los modelos de atención que enmarcan a las personas como víctimas, en lugar de participantes activos. De esta forma, los jóvenes se benefician a múltiples niveles, ya que adquirien confianza y aptitudes democráticas en el proceso, lo que también puede repercutir positivamente en su bienestar mental.

Mediante tres procesos participativos e investigación participativa, los jóvenes co-produjeron recomendaciones políticas para un apoyo a la salud mental interseccionalmente inclusivo y estas son las convergencias que presentaron.

▶️ #EleccionesEuropeas | Salud (mental) democrática | Recomendación 1

▶️ #EleccionesEuropeas | Salud (mental) democrática | Recomendación 2

▶️ #EleccionesEuropeas | Salud (mental) democrática | Recomendación 3

▶️ #EleccionesEuropeas | Salud (mental) democrática | Recomendación 4

Consulta las recomendaciones políticas, aquí:

Escuchar la voz de los jóvenes para un mejor apoyo interseccional en salud mental
Escuchar la voz de los jóvenes para un mejor apoyo interseccional en salud mental Policy Brief

Este proyecto se ha llevado a cabo en dos fases, la primera en Manchester y la segunda en Barcelona.

Fase 1: Liderada en Mancheste por Sonia Bussu en la Universidad de Birmingham. En colaboración con: Platoniq, Katy Rubin, The Manchester Metropolitan University, Youth Focus North West, 42nd Street y Reform Radio.

Fase 2: Co-liderada en Barcelona por Sonia Bussu y Platoniq. En colaboración con: Katy Rubin, 42nd Street y Zara Eve.

La participación de Platoniq en este proyecto es gracias a Open Society Foundations y ALDA Europe.

Alt text contact es

¡Colaboremos!

Nos encantaría conocerte y nuestro personal experto estará encantado de responder a todas tus preguntas. ¡Contáctanos!